TEMPERANTIAM SERIMUS.
Humanismo, Arte y Orientación personal

                Promotio Salutis Concierto-Tertulia

Temperantiam Serimus

- Ejercicio de relajación -
descarga gratuita

El término latino TEMPERANTIA significa templanza, equilibrio emocional, serenidad ante los embates de la vida.

El equivalente de temperantia para los griegos fue sophrosyne.

El término griego sophrosyne es sinónimo de: sensatez, mesura, templanza, discreción, sabiduría, castidad, prudencia, disciplina, moderación, autodominio.

Platón creó un diálogo entre Sócrates y el jóven Cármides en el que ambos van buscando el verdadero significado de la palabra sophrosyne:
-Sensibilidad al pudor.
-Hacer cada uno lo que le es propio.
-Práctica del bien
-Conocimiento de sí mismo.
-La única que de entre todas las ciencias tiene por objeto a sí misma y a las demás.
-Ciencia de la ciencia y de la ignorancia.

Pero a nosotros la definición que más nos gusta es:

HACER TODAS LAS COSAS ORDENADA Y SOSEGADAMENTE

Platón considera que sin sophrosyne no es posible la plena salud corporal:
"Así pues, es el alma lo primero que hay que cuidar al máximo, si es que se quiere tener bien a la cabeza, y a todo el cuerpo. El alma se trata, mi bendito amigo, con ciertos ensalmos y estos ensalmos son los buenos discursos, y de tales buenos discursos, nace en ella la sophrosyne (sensatez). Y una vez que ha nacido y permanece, se puede proporcionar salud a la cabeza y a todo el cuerpo." (Cármides 157 a)

Nuestra actividad está basada en la recuperación de los conocimientos y la sabiduría de nuestra Cultura Clásica para hacerla plenamente operativa en el siglo XXI adaptándola a las peculiaridades de nuestra sociedad.

Para Aristóteles y Platón el placer es, ante todo, el retorno del organismo desde un estado de perturbación a la armonía propia de su peculiar naturaleza. El bienestar, el sosiego y el placer causado por la contemplación de una obra de arte son placeres no nocivos, placeres inocentes.

Platón escribió en el "Cármides" que bajo la acción de la palabra placentera, el alma del oyente y consecutivamente su cuerpo, se serenan, esclarecen y ordenan.

Marco Aurelio escribió en sus "Meditaciones": "Haz acopio, pues, de aquellas cosas que dependen únicamente de ti: sinceridad, dignidad, fortaleza, moderación frente a placeres, resignación ante el destino, necesidad de poco, bondad, libertad, sencillez, seriedad en los propósitos, grandeza de ánimo..." "No ocupes la mente con pensamientos innecesarios que sólo son fuente de dolor y engaño..." "La importancia de buscar el bien común como medio para alcanzar el propio, la amabilidad como medio de resolver los conflictos con los demás..."